Ayer y hoy de los trinitarios

El papa Juan Pablo II dijo a los trinitarios que teníamos "una larga historia que contar y un apasionante futuro que construir", porque pocas instituciones actuales tienen una historia con la tradición que la nuestra. Actualmente nuestra preocupación es seguir dando pasos de redención en todos nuestros lugares de misión, de manera especial en los colegios.
Si bien los colegios no forman parte de nuestra tradición histórica, desde mediados del siglo XX han supuesto una apuesta en nuestra Provincia Trinitaria del Espíritu Santo (sur de España) por el mundo de la educación, como propuesta de prevención y liberación por medio de la enseñanza. En la última década los trinitarios hemos afianzado esa propuesta, poniendo las bases de para un modelo educativo innovador y una pastoral de circularidad.

  • Orígenes de la Orden Trinitaria

    La Orden de la Santísima Trinidad (Trinitarios) fue fundada por el  San Juan de Mata (1154-1213) alrdedor del mes de enero de 1193 y aprobada por Inocencio III el 17 de diciembre 1198 con la bula “Operante divine dispositionis”. Desde el comienzo se ha mantenido la tradición de que junto a Juan de Mata intervinieron otros hombres buenos, ermitaños la mayoría, entre los que destaca San Felix de Valois, al que se ha llamado cofundador, y que representa la dimensión de oración y contemplativa de la Orden.

    Es la primera institución oficial en la Iglesia dedicada al servicio de la redención con las manos desarmadas, sin más armadura que la misericordia, y con la única intención de devolver la esperanza a los hermanos en la fe que sufrían bajo el yugo de la cautividad.

    Con rasgos profundamente evangélicos, Juan de Mata funda un nuevo y original proyecto de vida religiosa en la Iglesia que conecta la Trinidad y la redención de cautivos: su nombre es "Orden de la Santísima Trinidad y de la redención de cautivos", las casas de la orden son "Casas de la Santa Trinidad y de los cautivos" (Domus Trinitatis et Captivorum) , y los hermanos de Juan de Mata son hermanos de la Santa Trinidad. La Regla escrita por Juan de Mata es el principio y fundamento de la Orden Trinitaria. Adaptada a través de ochocientos años por la tradición, y principalmente por el espíritu y la obra del Reformador San Juan Bautista de la Concepción, se desarrolla en las Constituciones actuales.

    Desde el siglo XII hasta el XVIII la actividad redentora de la Orden consiguió la liberación de aproximadamente dos millones de personas, con varios métodos: la mayoría de las veces se compraba a los cautivos cristianos directamente a sus captores, utilizando para ello el dinero que se recaudaba en Europa para ese fin; otras veces se intercambiaba a los cautivos musulmanes por cautivos cristianos; en algunas ocasiones eran los mismos trinitarios los que quedaban en las mazmorras musulmanas a cambio de la liberación de un grupo de cautivos, a veces se podía regresar a rescatarlos , otras veces morían allí, como fue el caso de Juan Águilas, Juan Palacios y Bernardo Montoy, mártires trinitarios de Argel. 

    Rescate de Miguel de CervantesUno de los más famosos cautivos liberados por los trinitarios fue Miguel de Cervantes. El trinitario que pagó el rescate de 500 ducados de oro fue Juan Gil, que lo salvó in extremis cuando se lo llevaban a Bizancio, fue el 19 de septiembre de 1580, poco después escribiría el Quijote y otras obras, en las que nunca olvidó agradecer la vida a la Orden Trinitaria, de hecho cuando murió pidió ser enterrado en una iglesia de la Orden, por eso su tumba sigue estando en la iglesia de las Trinitarias Contemplativas de Madrid.

  • Símbolos de la Orden

    "Signum Ordinis" o Mosaico de Santo Tomás in Formis
    El símbolo que San Juan de Mata quiso dejar para todos los trinitarios es la representación de la visión que tuvo durante la celebración de su primera Misa, y que le animó a comenzar su misión como trinitario
    Cuenta la tradición que cuando Juan de Mata celebraba su primera Misa, al elevar la vista tuvo una visión que representaba a Cristo con dos cautivos a sus lados, uno blanco y otro negro, en actitud de liberarlos. Juan de Mata no pudo olvidar nunca esta imagen y la mandó poner en la fachada de la Casa de la Santísima Trinidad de Roma (Santo Tomás in Formis), donde aún se encuentra. Encargó el mosaico a dos de los mejores artistas de Roma y desde entonces ha sido el signo y el sello de todos los trinitarios, es lo que pone a su alrededor: Signum Ordinis Sanctae Trinitatis et Captivorum (Signo de la Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos).
    La imagen representa a un Cristo Pantocrator sentado que toma de la mano a dos cautivos situados a cada uno de sus lados, en actitud de intercambiarlos y liberarlos. El cautivo de su derecha es blanco y sostiene un estandarte con la cruz trinitaria en su extremo, sus cadenas llegan hasta el trono en que se sienta Cristo, su mano derecha está caída, lo que significa sumisión y respeto, y su mirada se dirige directamente a Cristo.
    A la izquierda de Cristo hay un cautivo negro, el modo en que en esa época se representaba a los infieles y a los musulmanes. El extremo de sus cadenas lo toma con su propia mano, representando que es cautivo de sí mismo, de sus ideas, la mano que coge Cristo está levantada y su mirada se fija en la tierra, simbolizando que no conoce a Cristo o que se resiste a él.
    Lo más sorprendente de este mosaico es que Cristo toma por igual a un cristiano y a un musulmán y libera a ambos. Puede se que esto hoy no nos llame la atención, pero es que estamos hablando del siglo XIII, cuando en plena cruzada un hombre llegado de Francia se atreve a colocar en la calle, a excasos metros de la sede del Papa de Roma (San Juan de Letrán), un gran mosaico en el que Cristo se acerca por igual a un cristiano y a un musulmán, a un blanco y a un negro.

     

    La cruz trinitaria
    Pero, tal vez el símbolo trinitario más universal es la cruz trinitaria, representada en miles de lugares de todo el mundo y que fácilmente nos asocia al carisma redentor de la Orden de la Santísima Trinidad. A lo largo de la historia ha tenido múltiples representaciones pero manteniendo siempre la unidad de los tres colores que la hacen característica: blanco, rojo y azul.
    Son también muchas las explicaciones que se han dado a esos colores, desde las simples que los asocian a cada una de las personas de la Trinidad a las más teológicas que quieren descubrir en la cruz trinitaria un icono-resumen de la historia de la salvación. Lo cierto es que ninguna de las explicaciones se ha impuesto a las otras, seguramente porque de este modo la cruz trinitaria puede seguir siendo un signo de liberación.
    Cuando los trinitarios liberaban a los cautivos les imponían un pequeño escapulario con la cruz trinitaria. De este modo era más fácil diferenciar los liberados de los que aún no lo habían sido. Al mismo tiempo era todo un símbolo de los que quedaban "marcados" o "comprados" por Dios Trinidad para ser definitivamente libres en él. La mayoría de los cautivos liberados no se volvían a quitar ese escapulario en toda su vida, para así recordar mejor a Dios que había ido a buscarles en las mazmorras del horror y a los frailes trinitarios que sirvieron de manos de Dios, esos mismos frailes que llevaban también siempre sobre su pecho la cruz tricolor y con ello pregonaban a todos que Dios nos ama hasta el extremo.
    Seguro que todos conocemos alguna imagen de Jesús Nazarano Rescatado, al que se dan muchos nombres según el lugar. Todas son copias hechas a lo largo de los siglos por los trinitarios a imagen de la que se custodia en Madrid, muy cerca del Museo del Prado, en la iglesia de Jesús de Medinaceli. En 1682 los trinitarios, una vez liberados todos los cautivos de Fez (Marruecos), encontraron algunas imágenes religiosas que habían sido también capturadas y estaban en las mazmorras, pagaron el precio que pidieron por ellas y les impusieron el escapulario con la cruz trinitaria, como de unos cautivos más se tratase. De las tres enseguida se hizo más famosa la imagen de un Cristo Ecce Homo, con las manos atadas, la mirada baja, que representaba el momento en que Poncio Pilato presentó a Jesús al pueblo. Pronto se conoció esta imagen como Jesús Rescatado y se llevó a Madrid, donde sigue recibiendo la visita de miles de fieles cada día. También se convirtió en símbolo de que Cristo bajó a todos los infiernos de esta tierra para compartir nuestros mismos padecimientos, por eso en todas las iglesias de los trinitarios hay una imagen de Jesús Rescatado con el escapulario trinitario.

  • Los trinitarios en la actualidad

    En el último cuarto del siglo XX la Orden Trinitaria realiza un importante proceso de renovación, de búsqueda de la propia identidad, de recuperación del carisma del fundador y de respuesta a los signos de los tiempos

    La Orden Trinitaria, junto con toda la Familia Trinitaria, celebró, en 1998 y 1999 el VIII Centenario de su Fundación y el IV Centenario de la Reforma. Ochocientos años de historia de un proyecto evangélico propio iniciado en la Iglesia a finales del siglo XII por Juan de Mata.

    En la comunión de un mismo carisma, los miembros de la Familia Trinitaria, desde distintas partes del mundo, proclaman la verdadera libertad para los que carecen de ella, promueven la dignidad de los pobres y oprimidos, acogen a los refugiados, emigrantes y transeúntes, ayudan a los más necesitados, anuncian el evangelio en tierras de misión, son solidarios con los perseguidos a causa de su compromiso con el evangelio y ejercen el ministerio pastoral según la índole propia de su carisma.
    Trinitarias y trinitarios, nacidos "para gloria de la Trinidad y la redención de los cautivos", son hoy en la Iglesia y para el mundo testigos del Dios Trinidad y apóstoles de la redención.

    La Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos está hoy dividida en siete provincias religiosas, cuatro vicariatos y dos delegaciones, presente en: Italia, España, Francia, Austria, Polonia, Estados Unidos, Canadá, México, Guatemala, Puerto Rico, Colombia, Brasil, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, India, Corea del Sur, Egipto, Arabia Saudí, Madagascar, Camerún, Gabón y Congo.

 


   923 282 487

 

 
    ptrinitarios@planalfa.es

 

 

 

Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa
Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa

 

 


 

Colegio Santísima Trinidad, Salamanca . Espacio desarrollado por LCIbérica © LCIbérica.