Convivencia

NORMAS Y PROCEDIMIENTOS DE ACTUACIÓN
PROCEDIMIENTOS GENERALES

Los procedimientos generales de actuación en el Centro, sin excluir otras actuaciones de carácter puntual donde se observen alteraciones del comportamiento y maltrato entre compañeros, se guiarán fundamentalmente por los anexos II y III de la Orden de la Consejería de Educación (ORDEN EDU/52/2005) de 26 de Enero, y al Decreto 51/2007 de 17 de mayo relativa al fomento de la convivencia en los centros docentes de Castilla y León.

En concreto nos referimos a los Protocolos que adjunta la Orden sobre:

· ANEXO II: Procedimiento General de Actuación en un Centro Escolar con alumnos que presenten Alteraciones del Comportamiento. (Procedimiento 1 y 2).

· ANEXO III: Procedimiento Específico de Actuación en un Centro Escolar en situaciones de posible Intimidación y Acoso entre alumnos (Bullying). (Procedimiento 1, 2 y 3).

 

PROCEDIMIENTOS ESPECÍFICOS


Los procedimientos específicos de actuación en el Centro para mantener una buena convivencia y un clima positivo quedan establecidos en el Reglamento de Régimen Interior (RRI). En concreto nos referimos a los siguientes apartados que hacen referencia a las alteraciones de la convivencia.

Valor de la convivencia

La adecuada convivencia en el Centro es una condición indispensable para la progresiva maduración de los distintos miembros de la Comunidad Educativa -en especial de los alumnos- y de aquélla en su conjunto y, consiguientemente, para la consecución de los objetivos del Carácter Propio del Centro.

 

 

Alteración y corrección

Alteran la convivencia del Centro los miembros de la Comunidad Educativa que, por acción u omisión, vulneran las normas de convivencia a que se refiere el Art. 8 del Reglamento Régimen Interior.
Los que alteren la convivencia serán corregidos conforme a los medios y procedimientos que señalan la legislación vigente y el Reglamento de Régimen Interior.
Al inicio de cada curso escolar se podrán establecer normas de convivencia específicas en desarrollo de las generales contempladas en el artículo 8 del Reglamento de Régimen Interior, que serán incorporadas como Anexo de este documento.


Criterios de corrección


En la corrección de los alumnos que alteren la convivencia se tendrán en cuenta los siguientes criterios:
La edad, situación personal, familiar y social del alumno.
La valoración educativa de la alteración.
El carácter educativo y recuperador, no meramente sancionador, de la corrección.
La proporcionalidad de la corrección.
La forma en que la alteración afecta a los objetivos fundamentales del Proyecto Educativo de Centro, Programación de Etapa y Programación General Anual del Centro.
En ningún caso el procedimiento de corrección podrá afectar al derecho a la intimidad y dignidad del alumno.


Calificación de la alteración de la convivencia


Las alteraciones de la convivencia podrán ser calificadas como conductas contrarias a las normas de convivencia del Centro y conductas gravemente perjudiciales para la convivencia en el Centro. Estas últimas serán calificadas como faltas.

Son conductas contrarias a las normas de convivencia del Centro aquéllas que vulneren las normas de convivencia y no están calificadas en el Reglamento de Régimen Interior o en la legislación aplicable como conductas gravemente perjudiciales para la convivencia en el Centro o faltas.

 

Gradación de las correcciones


A los efectos de la gradación de las correcciones:

Son circunstancias paliativas:
El reconocimiento espontáneo de la conducta incorrecta.
La falta de intencionalidad.
La observancia de una conducta habitual positivamente favorecedora de la convivencia.
El carácter ocasional de la conducta.
Cuando tras el proceso de mediación escolar que se lleve a efecto, no pueda llegarse a un acuerdo o éste no se pueda cumplir por causas no imputables al alumno infractor.
Otras circunstancias de carácter personal que puedan incidir en la conducta del alumno.
Aquellas otras que establezca la legislación vigente.


Son circunstancias atenuantes:
La premeditación y/o la reiteración.
Causar daño, injuria u ofensa a los compañeros de menor edad o a los recién incorporados al Centro.
Cualquier acto que entrañe o fomente la violencia, la discriminación, el racismo, la xenofobia o el menoscabo de los principios del Carácter Propio o del Proyecto Educativo.
La incitación a la actuación individual o colectiva lesiva de los derechos de los demás miembros de la comunidad educativa.
La alarma social causada por las conductas perturbadoras de la convivencia, con especial atención a los actos que presenten características de acoso o intimidación a otro alumno.
La gravedad de los perjuicios causados al centro o a cualquier miembro de la comunidad educativa.
La publicidad o jactancia de conductas perturbadoras de la convivencia a través de aparatos electrónicos o cualquier otro medio.
Aquellas otras que establezca la legislación vigente.

 

Conductas gravemente perjudiciales para la convivencia en el centro


Son conductas gravemente perjudiciales para la convivencia en el Centro, y por ello, calificadas como faltas, las siguientes:

Las acciones u omisiones gravemente contrarias al Carácter Propio del Centro.
La falta de respeto, indisciplina, acoso, amenaza y agresión verbal o física, directa o indirecta, al profesorado, a cualquier miembro de la Comunidad Educativa y, en general, a todas aquellas personas que desarrollan su prestación de servicios en el Centro Educativo.
Las vejaciones o humillaciones a cualquier miembro de la Comunidad Educativa, particularmente aquéllas que tengan una implicación de género, sexual, racial o xenófoba, o se realicen contra el alumnado más vulnerable por sus características personales, sociales o educativas.
Las actuaciones y las incitaciones a actuaciones perjudiciales para la salud, la integridad personal y la moralidad de los miembros de la Comunidad Educativa del Centro, o la incitación a las mismas.
La suplantación de personalidad en actos de la vida docente y la falsificación o sustracción de documentos académicos.
El deterioro grave, causado intencionadamente, de las dependencias del Centro, de su material o de los objetos y las pertenencias de los demás miembros de la Comunidad Educativa o en las instalaciones o pertenencias de las instituciones con las que se relacione el Centro.
Los actos injustificados que perturben gravemente el normal desarrollo de las actividades del Centro.
La reiteración en un mismo curso escolar de conductas que alteren de forma menos grave la convivencia.
El incumplimiento de las correcciones impuestas.
La suplantación de personalidad en actos de la vida docente y la falsificación o sustracción de documentos y material académico.
La reiteración en la comisión de conductas contrarias a las normas de convivencia en el Centro.
Aquellas que se califiquen como tales por la legislación vigente.


Corrección


Las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia en el Centro podrán ser corregidas mediante:

Realización de tareas que contribuyan a la mejora y desarrollo de las actividades del Centro o, si procede, dirigidas a reparar el daño causado a las instalaciones o al material del Centro o a las pertenencias de otros miembros de la Comunidad Educativa. Dichas tareas no podrán tener una duración inferior a 6 días lectivos ni superior a 15 días lectivos.
Suspensión del derecho a participar en las actividades extraescolares del Centro por un periodo superior a 15 días lectivos e inferior a 30 días lectivos.
Cambio de grupo del alumno durante un periodo comprendido entre 16 días lectivos y la finalización del curso escolar.
Suspensión del derecho de asistencia a determinadas clases o a todas ellas, por un periodo superior a 5 días lectivos e inferior a 30 días lectivos, sin que eso comporte la pérdida del derecho a la evaluación continua y entregando al alumno un programa de trabajo para dicho periodo, con los procedimientos de seguimiento y control oportunos, con el fin de garantizar dicho derecho.
Cambio de Centro.
Aquellas otras que determine la legislación vigente.


Órgano competente y procedimiento


Compete imponer las correcciones enumeradas en el apartado anterior al Director Pedagógico del Centro, conforme a lo dispuesto en el artículo 54.2 de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación.
El procedimiento para la imposición de las correcciones se acomodará a lo dispuesto en los artículos 50 y siguientes del Decreto 51/2007, de 17 de mayo, por el que se regulan los derechos y deberes de los alumnos y la participación y los compromisos de las familias en el proceso educativo, y se establecen las normas de convivencia y disciplina en los Centros Educativos de Castilla y León.
Régimen de prescripción
Las faltas tipificadas en el artículo 99 del Reglamento de Régimen Interior prescribirán en el plazo de noventa días contados a partir de la fecha de su comisión. Asimismo, las sanciones impuestas por estas conductas prescribirán en el plazo de noventa días desde su imposición.

 

Responsabilidad por daños

Los alumnos que individual o colectivamente causen daños de forma intencionada o por negligencia a las instalaciones del Centro o a su material, así como a los bienes y pertenencias de cualquier miembro de la Comunidad Educativa, quedan obligados a reparar el daño causado o hacerse cargo del coste económico de su reparación, en los términos previstos en la legislación vigente.
Los alumnos que sustrajeren bienes del Centro o de cualquier miembro de la Comunidad Escolar deberán restituir lo sustraído, de acuerdo con la legislación vigente, sin perjuicio de la corrección a que hubiera lugar.
Los padres o tutores legales del alumno serán responsables civiles en los términos previstos en las leyes.

 


   923 282 487

 

 
    ptrinitarios@planalfa.es

 

 

 

Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa
Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa

 

 


 

Colegio Santísima Trinidad, Salamanca . Espacio desarrollado por LCIbérica © LCIbérica.