Trinitarios en Salamanca

A lo largo de estos 800 años la Orden ha pasado por momentos de gran apogeo y también por periodos de crisis, en los cuales estuvo a punto de desaparecer. Los Trinitarios se escindieron en dos ramas, la calzada y la descalza, que convivieron durante largos periodos, como demuestran las fundaciones existentes en nuestra ciudad.

Llegaron por primera vez a Salamanca hacia el año 1330, ocupando la Iglesia de la Santísima Trinidad del Arrabal, pero por poco tiempo, ya que a finales del siglo XIV o comienzos del XV les fue donada, por el Obispo Diego de Anaya y el Cabildo, la Iglesia de San Juan Anaya. Este templo estaba situado cerca del río Tormes, a las afueras del Puente de San Pablo (lo que hoy viene a ser la zona entre el colegio de las Jesuitinas y el Paseo Fluvial).

En 1490 un desbordamiento del río Tormes causó grandes destrozos en la Iglesia y convento, viéndose los religiosos obligados a reconstruir los edificios gracias a las donaciones del Deán Álvaro Paz. En 1591 los Hermanos de la Casa de la Trinidad compraron la casa de los señores de Montellano, situada en al calle Concejo de Abajo (hoy calle Zamora, 18) donde edificaron el nuevo convento, cuya Iglesia se acabó de construir en el siglo XVII. En su fachada principal se puede ver representada la Trinidad y a ambos lados los fundadores de la Orden: San Juan de Mata y San Félix de Valois. Los Trinitarios calzados permanecieron en nuestra ciudad hasta el año 1835, en que fueron desposeídos de sus bienes y expulsados de España a causa de la desamortización de Mendizábal.

La fundación del Convento de los Trinitarios descalzos fue iniciada por San Juan Bautista de la Concepción, Reformador de la Orden. Entre los años 1605 y 1609 ocuparon distintas casas, como la situada en la plaza de San Juan de Álcazar y la calle Serrano, esta última propiedad de los PP. Agustinos. En 1609 les fue cedida por el Obispo Luis Fernández de Córdoba, la Parroquia de San Miguel, situada extramuros de la ciudad, donde permanecieron hasta 1626, año en que un nuevo desbordamiento del río devastó totalmente la Casa Convento. En 1628 se establecieron de forma definitiva en la Plazuela de San Adrián, hoy Plaza de Colón, en el convento e Iglesia que ocupa actualmente la Parroquia de San Pablo, que se acabó de construir en 1667. Al igual que los Trinitarios calzados, tuvieron que abandonar nuestra ciudad por la desamortización de Mendizábal.

En 1945 los Trinitarios regresan a nuestra ciudad, tras un siglo de ausencia, y lo hacen fundando una Casa-Convento en la calle Padre Manjón, lugar que ahora ocupa la Capilla Trinitaria.
En los años sesenta los responsables de la Provincia de la Inmaculada decidieron fundar un nuevo convento en el que sus futuros religiosos pudieran cursar los estudios superiores de Filosofía y Teología. En 1963 se vio cumplido este deseo con la inauguración del actual Colegio Mayor y dos años después este Colegio dio acogida a los restos de su fundador, San Juan de Mata.

En 1967 se ponen en funcionamiento el actual centro educativo para dar respuesta a las necesidades del barrio de San Bernardo, que se caracterizaba por un fuerte movimiento migratorio, alta densidad de población, bajo poder adquisitivo y gran carencia de puestos escolares.

Nuestro Centro siempre ha estado abierto al entorno social del barrio, ha compartido sus aulas con la Educación de Adultos y ha colaborado de forma permanente con la Universidad Civil y Pontificia y otras Instituciones locales. En sus aulas han nacido grupos de teatro, concursos regionales de literatura, semanas musicales… 
 

Una nueva Iglesia

En 1998 coincidiendo con la celebración del VIII centenario de la fundación de la Orden se construyó la actual Iglesia Parroquial, con el deseo de dar respuesta cumplida a un anhelo sentido por toda la Orden Trinitaria: que los restos mortales de San Juan de Mata reposaran en un mausoleo digno de su condición de Fundador. La nueva edificación rompe con la tradición clásica de las iglesias salmantinas. Es un edificio modernista, en forma de cubo y con un muro lateral ciego, que hace fachada con cinco hileras de cruces griegas superpuestas e inclinadas al espectador, que se elevan hacia el cielo en forma de escorzo creciente y que recuerdan la simbología de la Orden Trinitaria.

En su interior destacan su ábside, en forma de triángulo equilátero por el que penetra la luz a través de unas estrechas y verticales troneras y el techo que es un hexágono inscrito. En el centro de la nave se encuentra el arca barroca con los restos del santo sobre un baldaquino situado en edículo en forma de tolva, por donde penetra una luz de forma un tanto misteriosa que envuelve a la urna. También dispone de una capilla dedicada a la Trinidad para el culto diario, con una zona reservada al sacramento de la Penitencia y un baptisterio semicircular.    

  

 


   923 282 487

 

 
    ptrinitarios@planalfa.es

 

 

 

Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa
Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa Global Educa, plataforma educativa

 

 


 

Colegio Santísima Trinidad, Salamanca . Espacio desarrollado por LCIbérica © LCIbérica.